Tratamientos individuales y personalizados

                        Todos somos únicos, singulares e irrepetibles.

                        Somos  personas con nombre y apellidos, con una historia, una infancia, una familia, un contexto, unos recursos, unas aficiones… en fin, unas circunstancias siempre distintas los unas de las otras. Por eso reitero que el tratamiento siempre es personal e individualizado. La misma patología, incluso en pacientes con características físicas comunes, evoluciona de forma distinta, por eso, no se  trata de  la misma manera…..no sólo es importante aplicar correctamente “la técnica” sino, que además, habrá que tener en cuenta otros factores personales. ACOMPAÑAR es el verbo que mejor define mi  modo de entender y  abordar la práctica clínica.

                         Entendiendo que el síntoma es la mejor forma que nuestro organismo encuentra  para comunicar  un desorden en nuestro sistema, desde la osteopatía no tratamos de eliminar dicho síntoma, sino que desde su contención e interpretación, fijamos el objetivo del tratamiento en encontrar el origen, la causa de dicho desequilibrio, restableciendo así la armonía global del sistema.


                        Todo ello se consigue a través de la puesta en común de todos los conocimientos adquiridos no sólo durante los tres años que supone cursar la carrera de fisioterapia, los seis años de osteopatía y su especialización posterior, sino también del resto de estudios complementarios…..  y por supuesto, de la experiencia profesional del trabajo  día a día en la consulta, con la humildad necesaria para aprender todos los días, de todos los pacientes y de todos los profesionales colaboradores.


                             El abordaje terapéutico es manual, combinando técnicas muy variadas según las necesidades en cada ocasión, según el dialogo tisular llevado a cabo entre osteópata y paciente, …es curioso cómo no se puede establecer un protocolo de actuación previo….es durante el desarrollo de la sesión , que el propio SER, indicará lo que más necesita en cada momento,   de ahí la profesionalidad del terapeuta en ESCUCHAR, seleccionar, elegir y aplicar con éxito la técnica en cuestión…..en ocasiones puede ser una manipulación, un ajuste, un estiramiento…..y en otras, una palabra, un gesto, una recomendación, …….o incluso……un silencio…..
                          

                            Porque la vida es una EXPERIENCIA personal……así es también la osteopatía.

                          Agradeciéndole el tiempo dedicado, reciba un cordial saludo. 


                                     MONTSE GASPAR SANCHO.